VIDEOS: 30 años de Grandes Pasos   |    Celebración   |    Testimoniales

   

in english

 
El Principio...
 

Eduardo Marturet 30 años de Grandes Pasos Pionero de la música clásica en Venezuela, director y compositor reconocido internacionalmente, Eduardo Marturet es sin duda un personaje polifacético que desde niño demostró habilidad por varias expresiones artísticas como el piano, el tambor, la batería y otros intereses fascinantes como la fotografía, el periodismo y la oceanografía. Sin embargo, la mayoría de esas inquietudes se vieron opacadas por una pasión mucho más fuerte: ser músico.

Nacido en Caracas el 19 de septiembre de 1953, Eduardo Marturet es el sexto hijo de una familia de ocho, la que él mismo describe como un “clan” liderizado por su abuelo materno, quien se encargó de mantener a todos los miembros unidos y a quien Eduardo agradece gran parte de su educación familiar. Es así como desde temprana edad a Eduardo le fueron inculcados los valores que todavía hoy son parte de él, como son la perseverancia, la honestidad, la lealtad y el esfuerzo. Valores que han regido en su vida y que continúan marcando cada paso que da hacia adelante. De allí la seguridad de Eduardo en todo lo que hace, ya que desde niño aprendió a probar cualquier cosa sin miedo al fracaso, recordando siempre la enseñanza más valiosa que su familia le legó: “en la vida no hay límites”.

A los 17 años y bajo esa premisa de que no existen los límites, Eduardo Marturet partió hacia Cambridge, Inglaterra, para formalizar su pasión por la música, a pesar de que para esa época muchos, incluyendo su familia, pensaban que la música no era considerada una profesión adecuada para alguien que quisiera triunfar. Pero la perseverancia y el talento de Eduardo lo ayudaron a demostrar que el fracaso no existe cuando se sabe lo que se quiere y cuando se trabaja duro por conseguirlo. “El problema con la música es que uno no puede ser un músico mediocre, es una profesión en la que tienes que descollar, pero yo nunca le tuve miedo a eso”.

Es así como durante nueve años Eduardo se especializó en percusión, piano, dirección de orquesta y composición, siendo esta última una tarea que desarrolló con facilidad debido a su habilidad innata para crear y deleitar a los demás. Sus profesores rápidamente se dieron cuenta de que Eduardo tenía potencial para dirigir e hicieron que desarrollara ese talento. Gratamente Eduardo descubrió que la cultura gerencial característica de su familia, ayudó definitivamente a que él se sintiera seguro de poder emprender la carrera de dirección de orquesta, “se necesita personalidad y capacidad de liderazgo para poder pararse en frente a un grupo de músicos y lograr armonía entre ellos y el público.”


 
  << Retorno

Sigue Caminando >>

 home  |  site map  |  email